Paisajes del placer y de la crisis: El espacio turístico canario y sus representaciones.

Fundación César Manrique, Teguise, 2004.

Editor: Mariano de Santa Ana

 

Presentación

     El turismo es un agente espectacular de reestructuración del mundo y de la percepción con un extraordinario impacto en Canarias, especialmente en su paisaje en tanto imagen visible y vendible del territorio. Sin embargo, su alcance estético y antropológico ha sido escasamente calibrado pues hasta ahora el grueso de los estudios turísticos sobre el Archipiélago se ha consagrado a sus dimensiones económica y medioambiental. 

     Este libro, Paisajes del placer, paisajes de la crisis, recoge, debidamente adaptadas, las aportaciones del seminario homónimo que coordiné en la Fundación César Manrique entre el 20 y el 23 de noviembre de 2001 a las que he incorporado material nuevo. En sus páginas se abordan cuestiones como los conflictos entre representaciones del paisaje, las conexiones entre la industria cultural y la industria turística, la simbiosis entre llamadas a la identidad e impulsos de extroversión o el cruce de miradas entre turistas y nativos. Instrumentos de la industria turística en unos casos, subversores de sus signos en otros, la literatura y el cine, la fotografía y la arquitectura, la publicidad y los museos son objeto de atención específica en esta obra que incluye también, como no podía ser de otro modo, un trabajo monográfico sobre Manrique, un artista que transformó una isla en una obra turística total.

     El escenario turístico es, quizá, el que mejor resume las contradicciones de las sociedades tardomodernas: tensiones entre lo local y lo global, extinción de todo vestigio de naturaleza intacta, pérdida del sentido histórico, hegemonía de la imagen en la articulación de lo social y conquista total del tiempo de ocio por las relaciones de producción capitalista. Si tenemos presente además que el turismo, en términos de empleo y productividad, es ya la primera industria mundial y que la industria del viaje es el principal motor económico del Archipiélago, parece obvio que los canarios, además de exportar postales, tenemos, sin más dilación, que ponernos a exportar crítica de la cultura. Por ello mismo quiero dejar constancia de mi agradecimiento a la Fundación César Manrique que nos ha dado la posibilidad de intentarlo.

 

Mariano de Santa Ana